¿Qué Cubre El Seguro De Responsabilidad Contractual?

Si alguien termina lesionado o su propiedad es dañada debido a tu trabajo, puedes terminar siendo objeto de una demanda. Si eres propietario de una empresa pequeña, mediana o incluso grande, una de las mayores amenazas para ti y para tu empresa es la responsabilidad. Las facturas legales y las indemnizaciones por daños y perjuicios pueden, rápidamente, salirse de control, poniendo en riesgo tu empresa) sea cual sea su tamaño e importancia en el mercado). Es por esto, que es importante que sepas qué cubre el seguro de responsabilidad contractual.

Existe un gran número de productos de seguros para tu negocio, empresa o comercio, incluido el seguro de responsabilidad civil general, que puede ayudarte, fácilmente, a disminuir el riesgo de responsabilidad civil. Sin embargo, un seguro que es fácil de pasar por alto es la cobertura de responsabilidad contractual. Si sueles hacer mucho trabajo contractual como tercero, podrías estar poniendo tu empresa o comercio en riesgo si no estás correctamente protegido contra errores o accidentes.

Índice()

    ¿Qué es el seguro de responsabilidad contractual?

    Qué es el seguro de responsabilidad contractual
    Qué es el seguro de responsabilidad contractual

    Empecemos por definir qué es responsabilidad contractual para luego definir el seguro de responsabilidad contractual y qué cubre. La responsabilidad contractual es el riesgo que asumes en nombre de otra parte debido a un contrato que has firmado con ella. La parte del contrato que es relevante aquí es una sección específica, generalmente conocida como cláusula de "exoneración de responsabilidad".

    El seguro de responsabilidad contractual es una cobertura de la responsabilidad del asegurado que se crea cuando asume, en un contrato oral o escrito, las consecuencias financieras de los actos. En este mismo contrato también asume omisiones negligentes que dan lugar a lesiones corporales o daños a la propiedad de un tercero. El seguro de responsabilidad contractual es útil cuando se trata de contratos que tienen una cláusula de "exención de responsabilidad".

    ¿Qué es una cláusula de "exención de responsabilidad"?

    Una cláusula como esta generalmente significa que te encuentras de acuerdo en que la otra parte del contrato no es responsable si algo sucede en el trabajo, independientemente de sobre quien recaiga la culpa. Tomemos con ejemplo a un fontanero que trabaja para un contratista general. Este contratista ha firmado un acuerdo como este. Si el fontanero rompe una tubería que termina siento daño significativo por agua en la propiedad, su empresa y solo su empresa será responsable de los daños y de cualquier demanda resultante.

    Incluso si la parte perjudicada (los demás propietarios del edificio) demanda al contratista general, la empresa del fontanero tendrá que pagar los honorarios legales del contratista y cualquier daño que se conceda en la demanda. Todo esto significa que asumes todo el riesgo asociado a tu trabajo mientras que el contratista general asume cero. Aquí es donde una póliza de responsabilidad contractual es útil. Así que, siempre asumirás cierto riesgo cuando trabajas con otra parte en un proyecto.

    Por esto y más resulta de suma importancia que sepas qué cubre el seguro de responsabilidad contractual.

    ¿Qué cubre el seguro de responsabilidad contractual?

    Todas las empresas o comercios que trabajen sobre una base contractual con otras empresas o contratistas deberían tener en mente la posibilidad de contratar un seguro de responsabilidad contractual. Éste, incluirá una capa de protección que va más allá de su cobertura de responsabilidad general comercial.

    Un seguro de responsabilidad general te protegerá en los casos en que trabajes directamente para un propietario o negocio. Ejemplo, si el dueño de una vivienda contrata al fontanero para realizar una reparación de plomería y éste rompe una tubería que ocasiona un daño a los muebles del propietario, su póliza de responsabilidad general probablemente pagaría por el daño.

    Pero, es importante aclarar que, la mayoría de los seguros de responsabilidad civil general no harán la cobertura cuando se haya celebrado un contrato para realizar un trabajo para un tercero. Especialmente cuando ese contrato tenga una cláusula específica. Si el contrato que firmas incluye una "cláusula de exención de responsabilidad" es posible que ya no estés protegido por tu seguro de responsabilidad general.

    Exclusión de la responsabilidad contractual

    El seguro de responsabilidad civil contractual es una cobertura, muchas veces, complicada y estrecha. Por ello, hay algunas exclusiones que debes tener en cuenta:

    • Fallo en completar un contrato: El seguro de responsabilidad contractual solo cubre los daños que llegues a hacer a la propiedad ajena. Así como las lesiones a las personas, no cubre el incumplimiento de los términos de tu contrato. En el ejemplo anterior de la fontanería, si el fontanero no llegare a instalar toda la fontanería que se acordó y es demandado por el contratista o el propietario del edificio, la póliza de responsabilidad contractual no lo protegerá. Otra de las razones por las cuales debes saber qué cubre el seguro de responsabilidad contractual.
    • Los límites de cobertura son importantes: Como todas las pólizas de seguro, existen límites de cobertura. Así que siempre asegúrate de conocer la cobertura de tu seguro y de comprar la cantidad correcta de seguro para cubrir el valor del contrato que vayas a realizar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir